Renovación total para el Dodge Attitude 2015

Renovación total para el Dodge Attitude 2015

Seguramente el nombre Attitude te es conocido en el segmento de los sedanes medianos, un auto que pertenecía a la sociedad que Dodge tenía con Hyundai, pero con la llegada de la coreana a México de forma independiente ahora toca el turno de Mitsubishi de “prestar” sus modelos a la norteamericana.

El Attitude nos muestra un diseño sumamente sencillo pero no por ello malo, el frente cuenta con el emblema de la marca en la parrilla y tiene un buen equilibrio, al interior las cosas pudieron ser mejores, la calidad de los materiales a la vista y al tacto no son lo mejor, pero sí la ergonomía, espacio, visibilidad y claro el equipo de serie que presume desde la versión de entrada.

En el apartado mecánico sorprende con un motor interesante que a primera instancia pareciera que no es suficiente; este bloque es un 1.2 litros de apenas tres cilindros, el cual genera 76 hp y un par motor de 74 lb/pie, esto va asociado a una caja de cambios manual de cinco pasos o CVT.

La tracción como podrán imaginarse es delantera, cuenta con dirección electroasistida, frenos de disco delanteros y traseros de tambor, bolsas de aire para conductor y pasajero, distribución electrónica de frenado y frenos ABS.

IMG_0045

El habitáculo cuenta con múltiples lugares para almacenar toda clase de objetos como porta-vasos, bandeja en guantera, porta-mapas y ganchos. La cajuela ofrece una capacidad de 450 litros. El equipamiento incluye un sistema de audio firmado por Sony con sistema de manos libres, Bluetooth, puertos USB y entradas auxiliares, micrófono exterior integrado para mayor claridad en comandos de voz y llamadas. En todas las versiones, cuenta con el sistema de entrada sin llave Keyless, botón de encendido, computadora de viaje, alerta de puerta abierta, controles de audio al volante y cristales eléctricos.

En cuanto al manejo durante la prueba a nivel de mar el auto se comportó muy bien, el pequeño motor no “batallaba” demasiado para arrancar y tampoco lo hace de manera lenta como podría creerse, la recuperación de velocidad en recta no le pedía nada a un cuatro cilindros, en este punto manejamos la versión manual que permite aprovechar mejor las revoluciones, algo que también destacó a velocidad fue el poco ruido que se filtraba tanto del motor como del aire al interior del habitáculo.

La versión con caja CVT, es algo más lenta, pero adecuada para la ciudad, en esta primera experiencia de manejo ambas versiones mostraron una suspensión con un sentir suave, ideal para amortizar los baches y topes, pero que penaliza en mucho las maniobras de curveo a velocidad, nada de qué alarmarse, pero pasa. Pronto estaremos manejando este modelo en la ciudad para enfrentarlo a la “vida real”,

Opciones:

Dodge Attitude 1.2 SE Manual, $157,900 pesos.
Dodge Attitude 1.2 SE Automático, $177,900 pesos.
Dodge Attitude 1.2 SXT Manual, $187,900 pesos.
Dodge Attitude 1.2 SXT Automático, $199,900 pesos.