Porsche Parade & Festival 2017: Una experiencia familiar

Porsche Parade & Festival 2017: Una experiencia familiar

Pocas marcas reflejan tajantemente el compromiso con sus clientes y fanáticos como Porsche, la que ofrece varios eventos con los que no sólo se aprende a descubrir las capacidades de sus autos, sino que además se procura hacer que cada vez mejores pilotos o simplemente pasarla bien con otros propietarios de la marca en un evento familiar, como lo es el Porsche Parade & Festival.

DSC00022

El pasado fin de semana fue la edición 12 de este evento en donde se convocaron aproximadamente 200 vehículos de todos los modelos y generaciones, en el Autódromo Hermanos Rodriguez de la Ciudad de México.

DSC00023

Durante la bienvenida Edgar Casal. Director de Porsche de México destacó que: “Porsche es una de las marcas que ofrece a sus clientes experiencias únicas como son el Porsche Sport Driving School, Camp4 y por supuesto el Porsche Parade & Festival. Estoy más que agradecido y orgulloso de convivir con más de 350 participantes, todos reunidos como una gran familia”.

DSC00019

Entre los 200 Porsche que participaron se destacó el recientemente presentado 911 Targa GTS, el 718 Cayman S, el 718 Boxster S, el Panamera 4S, el Macan Turbo y el Cayenne Turbo. Por su lado, entre los autos clásicos y de colección los que más brillaron en la pista fueron los 356 y 944 Turbo, mientras que de la gama 911 destacaron las versiones 993, 930 Targa y 964 Cabrio.

DSC00005

Motores Driving participó con un 718 Boxster S color naranja. En las vueltas guiadas que realizamos simplemente se elevó la adrenalina por el desempeño de este excelente auto. De entrada, me parece que, al ser más pequeño, es como ponerse un zapato italiano a la medida, nada sobra, nada falta.

DSC00002

En modo deportivo, las reacciones del motor Boxer de 2.497 centímetros cúbicos que genera 350 CV tienen un elevado sentido de inmediatez, pero al mismo tiempo de progresividad cuando está acoplado a una transmisión PDK de siete velocidades con modo automático y manual. La aceleración es contundente ya que puede lograr tiempos de cero a 100km/h en 4.6 segundos y alcanzar velocidad máxima de 285 kilómetros por hora.

DSC_1095

La progresividad en el desempeño del motor se debe también gracias el turbo de geometría variable y a la transmisión PDK de siete velocidades. Mientras va a baja velocidad es muy suave, pero conforme se acelera se torna en una máquina deportiva de alto nivel, la que pudimos comprobar desde que salimos del área de pits, acelerando a fondo desde parados y hasta casi 200 kilómetros por hora antes de llegar a la primera curva del autódromo Hermanos Rodríguez.

DSC_1099

Gracias a la servodirección electromecánica, entrar a las curvas del circuito capitalino es muy atinado y sin hacer demasiados giros con los brazos debido a la desmultiplicación más directa y precisa. En todo momento se sabe a dónde se está apuntando y hacia dónde está girando el 718. La mejor área para comprobarlo es precisamente la zona del estadio, por lo cerrado del giro que exige el trazo de esas cuatro curvas.

DSC00033

Justo en la curva que está a mitad de dicho complejo, es quizá la más cerrada, y aunque hay suficiente espacio para frenar, con una o dos trayectorias en mente, lo cierto es que lo mejor es empezar a hacer el cambio de dirección en el momento justo, girando suavemente, pero procurando un solo trazo de arco.

DSC_1131

En la zona de las “S´s” es cuando más se muestran las tecnologías como el Porche Active Suspensión Management que regula continuamente la firmeza de los amortiguadores. En modo deportivo (el otro modo es el normal) la suspensión es firme, con lo que se logra contener los movimientos laterales de la carrocería, más cuando hay cambios constantes de derecha a izquierda. La transición en cada cambio es muy contenida, dejando que el agarre mecánico haga perfectamente su función. El Boxster S simplemente se muestra magistral en los cambios de dirección, suaves o forzados, ya que además se reduce su altura en 10 mm, bajando el centro de gravedad.

DSC_1136

El Porsche Stability Management (PSM) mejora la tracción en casos extremos, pero en el caso de nuestras vueltas rápidas en el autódromo prácticamente fue necesario una vez, justo cuando a la salida de una curva en la zona del Lago llegué pasado y de no ser por este sistema, el sobre viraje sobre los lavaderos me hubiera tomado más espacio recuperar la trayectoria ideal.

DSC_1123

Aunque por naturaleza este 917 Boxster S puede andar más rápido, por razones de seguridad se controló la marcha en cada vuelta mediante los llamados “Pace Car” y en especial al final de la recta del autódromo bien pudimos haber sobrepasado los 242 kilómetros por hora que registramos como velocidad máxima en una oportunidad.

DSC_1124

El Porsche Parade & Festival surgió en Monterey (California, Estados Unidos) en 1955 y de ahí la idea fue adoptada alrededor del mundo. Hoy el Porsche Parade se celebra regularmente en Estados Unidos, Canadá, Alemania, Francia, Italia, España, Australia, Emiratos Árabes Unidos y en muchos otros países alrededor del mundo. En México, el Porsche Parade & Festival inició en el 2006 y desde entonces se ha posicionado como una de las grandes fechas del calendario automotriz nacional.

DSC00011

Este año, los patrocinadores contaron con estaciones para toda la familia. Por ejemplo, Playmobil se dedicó a los niños, Natura Bissé a las mamás y esposas, mientras que Mobil1 y Michelin se dedicaron a cuidar de los autos Porsche.