EL NUEVO KIA SORENTO SE PUEDE CONTROLAR A DISTANCIA AL ESTACIONAR

EL NUEVO KIA SORENTO SE PUEDE CONTROLAR A DISTANCIA AL ESTACIONAR

  • Los espacios de estacionamiento y los garajes reducidos ya no son un problema: como el primer Kia en Europa, el SUV se puede maniobrar por control remoto
  • Asistentes adicionales garantizan más seguridad al dar marcha atrás

En espacios de estacionamiento estrechos donde las puertas no se pueden abrir por completo, entrar o salir a veces requiere habilidades casi acrobáticas. Eso nos pasa más a los robustos. Así, el nuevo Kia Sorento, que se lanzará en Alemania el 10 de octubre como híbrido diésel o híbrido de gasolina, ofrece un remedio:

La cuarta generación del SUV Sorento, es el primer Kia en Europa que puede maniobrar dentro y fuera de espacios reducidos de estacionamiento o garajes por control remoto. Esto es posible gracias al “Remote Smart Parking Assist” (RSPA), que se ofrece para la versión diésel (según el equipamiento). El mando a distancia con el que el conductor controla el Sorento desde el exterior está integrado en la llave del vehículo, la llave inteligente. El sistema de asistencia controla la conducción, los frenos y la dirección, mientras que al mismo tiempo supervisa el entorno trasero con los sensores ultrasónicos traseros.

El Sorento también garantiza la seguridad al dar marcha atrás cuando el conductor está detrás del volante. La gama de las últimas tecnologías de asistencia incluye, entre otras cosas, un asistente para evitar colisiones (Parking Collision-Avoidance Assist, PCA) y un asistente para evitar colisiones en el tráfico cruzado trasero (RCCA), que están disponibles para ambos motores (según el equipo). El asistente para evitar colisiones utiliza una cámara de marcha atrás y sensores ultrasónicos para monitorear el área detrás del vehículo a velocidades de hasta diez kilómetros por hora con el fin de evitar colisiones con peatones u obstáculos. Y el sistema de advertencia de tráfico cruzado trasero utiliza un radar para detectar si los vehículos se acercan en los puntos ciegos que se cruzan en el camino del Sorento.