AUDI Q8 TFSIe QUATTRO: EL HIBRIDO QUE ELEVA EL LISTON

AUDI Q8 TFSIe QUATTRO: EL HIBRIDO QUE ELEVA EL LISTON

Audi presentó su siguiente modelo híbrido, el Q8 TFSIe Quattro. Se trata de un SUV coupé que es el séptimo modelo con propulsión híbrida enchufable (PHEV) que la marca introduce en el mercado desde mediados de 2019.

Su motor de combustión es un 3.0 TFSI con una potencia de 340 CV y 450 Nm de par. El V6 cumple con la normativa de emisiones Euro6 AP. Un motor síncrono (PSM) integrado en la carcasa de la transmisión Tiptronic de ocho velocidades, con una potencia máxima de 136 CV, se encarga de la parte eléctrica. Junto con el mecanismo de acoplamiento que conecta el bloque 3.0 TFSI con la transmisión, se conforma el módulo híbrido.

La batería de iones de litio está instalada bajo el piso del maletero. Contiene 104 celdas prismáticas que están divididas en 13 módulos. Cada una de estas células con una carcasa exterior flexible proporciona 48 Ah. La capacidad total de la batería es de 17,8 kWh, lo que supone 0,5 kWh más que la batería con la que se presentó en 2019 el Audi Q7 TFSIe quattro. El Q7 también está equipado ahora con esta batería de última generación, que tiene una mayor capacidad, es más compacta y resulta unos 40 kilogramos más ligera.

La refrigeración líquida tiene su propio circuito de baja temperatura, es un elemento clave para la capacidad energética y el rendimiento de la batería. Si es necesario, puede conectarse al sistema de aire acondicionado o al segundo circuito de baja temperatura, que refrigera el motor eléctrico y la electrónica de potencia, encargada de convertir la corriente continua de la batería de alto voltaje en corriente trifásica para alimentar el motor eléctrico. Durante las fases de recuperación de energía, devuelve la corriente continua a la batería.

El motor eléctrico y el 3.0 TFSI transmiten su potencia a una transmisión Tiptronic de ocho velocidades que se encarga de realizar los cambios de forma rápida y confortable. El núcleo del sistema de tracción total permanente quattro es un diferencial central con regulación mecánica. En condiciones normales de conducción distribuye el 40 por ciento del par al eje delantero y el 60 por ciento al trasero; cuando es necesario, transfiere la mayor parte de la potencia al eje que tenga una mejor tracción. Hasta el 85 por ciento puede distribuirse al eje delantero y hasta el 70 por ciento al eje trasero.

Audi ofrece el SUV coupé en dos niveles de potencia que difieren ligeramente en su autonomía. En el modo puramente eléctrico, la variante más potente, el Q8 60 TFSIe quattro, consigue una autonomía de hasta 45 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP, mientras que el Q8 55 TFSIe quattro puede recorrer hasta 47 kilómetros en modo eléctrico. En ambos casos, la velocidad máxima funcionado con electricidad es de 135 km/h.

El Q8 60 TFSIe quattro alcanza una potencia de sistema de 462 CV y un par de 700 Nm. Cuando ambas unidades de potencia ofrecen su máximo rendimiento, acelera de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 240 km/h. El Q8 55 TFSIe quattro ofrece una potencia de sistema de 280 kW (381 CV) y 600 Nm de par.

La gestión híbrida del Audi Q8 TFSIe quattro elige automáticamente la estrategia óptima de funcionamiento para cada trayecto. El SUV coupé arranca en modo completamente eléctrico (EV). A baja velocidad, un altavoz situado en el paso de rueda delantero derecho emite el sistema de alerta acústica de vehículos (AVAS) para cumplir con los requisitos legales de la UE. El motor de gasolina se activa sólo cuando el conductor pisa el pedal del acelerador activo más allá de un nivel específico de resistencia. Si se desea conducir en modo completamente eléctrico tanto como sea posible, se puede seleccionar el modo “EV” en la pantalla central del MMI.

El modo de funcionamiento principal del Audi Q8 TFSIe quattro es el “Hybrid”, que a su vez permite tres modos de funcionamiento: “Auto”, “Hold” y “Charge”. En el modo “Auto” el sistema híbrido selecciona automáticamente el tipo de propulsión óptimo: completamente eléctrico a bajas velocidades, recurriendo al motor TFSI para velocidades más altas, y la mayor parte del tiempo con una combinación de ambos. La información del entorno proporcionada por el MMI se tiene en cuenta incluso cuando la navegación está desactivada.